ES NECESARIO UNIFICAR Y PUBLICAR LOS CRITERIOS PARA PREVENIR LAS SALVEDADES

29 junio, 2009

auditorias2► Desde Julio de 2008, la Caja viene recogiendo en diferentes documentos la normativa aplicable para la elaboración del credit-scoring en las operaciones de riesgos. Esta normativa, que necesitábamos en las oficinas como agua de mayo, para conocer con nitidez los criterios homogéneos de la validez de los datos introducidos, había sido reclamada con insistencia por CC.OO.

► Así mismo, y como decíamos en nuestro comunicado “Auditorias con salvedades”, del pasado 4 de junio, seguimos exigiendo a la Caja que aplique un criterio justo y coherente para diferenciar lo que son esfuerzos arriesgados, pero correctos, de las malas prácticas profesionales.

► Lo que no podemos admitir, por ejemplo, es que una causa de incumplimiento sea realizar “operaciones con clientes fuera del entorno de la sucursal”, como estamos comprobando en expedientes incoados últimamente a varios compañeros.

► Creemos, pues, que es necesario que las oficinas y los profesionales dispongamos de criterios claros, unificados y recogidos en un documento que se pueda consultar, donde se incorporen todas las prácticas y actuaciones que pueden originar auditorías con salvedades.

► La existencia de esta normativa para determinar una auditoría con salvedades nos permitiría, además, enfrentar mejor una situación igualmente injusta y que venimos denunciando, como son los diferentes raseros y criterios de actuación que aplican a veces algunas direcciones de zona y de negocio, no haciéndose responsables de las concesiones de operaciones y dejando a los pies de los caballos a los directores de oficina, que son los que al final pagan los platos rotos.

► Desde este Área de Técnicos de CC.OO. vamos a seguir trabajando para alcanzar, entre otras cosas, más transparencia, garantías y seguridad en el desempeño diario de los directores y subdirectores de oficina, para lo cual no vamos a ahorrar ni esfuerzos ni iniciativa.


Los derechos políticos de las cuotas participativas pueden ser la antesala de la desamortización de las Cajas de Ahorro

28 junio, 2009

CCOO reclama al Gobierno acuerdo en la creación del Fondo de Reestructuración Bancario y que éste no ponga en riesgo la naturaleza jurídica de las cajas de ahorro.
cuotas_participativas_2_190x190La Secretaría de Comunicación de CCOO ha hecho público un comunicado en el que muestra su indignación y sorpresa ante el hecho de que circule un borrador de Real Decreto para la creación del Fondo de Reestructuración Ordenada del Sistema Bancario (FROB), sin que haya sido puesto en conocimiento de los agentes sociales, tal y como se había comprometido el presidente del Gobierno en la entrevista que mantuvo con los mismos en la víspera de la Cumbre del G-20 que tuvo lugar en Londres, el pasado 1 de abril.
En opinión de CCOO, de confirmarse su autenticidad, “no podemos por menos que rechazar la inclusión de previsiones que doten a las cuotas participativas de las cajas de ahorro de derechos políticos, esto es, de representación en los órganos de gobierno a los propietarios de dicha fórmula de capital, aunque dicha propiedad resida, en primera instancia, en el Estado a través de sus representantes en el FROB”.
Según CCOO, esa modificación de la regulación en materia de cajas supondría la antesala de su desaparición como entidades financieras singulares y la pérdida de un bien social de consecuencias muy negativas para la sociedad española y su futuro desarrollo económico. De confirmarse estos extremos, la creación del citado Fondo nacería lastrado por la falta de consenso y frustraría el objetivo fundamental del mismo: la restructuración ordenada del sistema financiero en su conjunto.
Por último, CCOO advierte que cualquier modificación legislativa en materia de cajas de ahorro debe servir para reforzar la naturaleza jurídica de las mismas, “no para hacerlas desaparecer, y CCOO hará todo lo que esté a su alcance para defender el carácter social de las cajas, porque lo que es de todos no puede terminar siendo de unos pocos”.


Un acuerdo positivo, transparente y abierto a todos

24 junio, 2009

► El 8 de junio, como es sabido, COMFIA-CC.OO. (la Federación de Banca y Cajas de Ahorro de CC.OO.) hemos suscrito un “Acuerdo por la estabilidad y el desarrollo de Caja Madrid” con las siguientes organizaciones que cuentan con miembros en los Órganos de Gobierno de la Caja: Partido Popular, Izquierda Unida y la Unión Independiente de Impositores y Consumidores.
► Todos conocemos las circunstancias institucionales por las que atraviesa nuestra empresa desde hace meses, acompañadas de una presencia permanente en los medios de comunicación, por lo que no vamos a insistir en estos aspectos. Desde el principio, esta Sección Sindical de CC.OO. en Caja Madrid ha actuado a fondo, en todas las instancias y ante todos los actores de esta crisis; lo que ha supuesto, entre otras cuestiones, la modificación de los contenidos de la nueva Ley de Cajas de Madrid. Esta circunstancia ha permitido, a su vez, alcanzar el presente acuerdo, y de todo ello hemos dado cumplida cuenta a la plantilla.
► En efecto, tras gestiones intensas y la eliminación de los aspectos más polémicos de la Ley de Cajas aprobada por la Comunidad de Madrid, CC.OO. hemos suscrito un acuerdo en el que están representados más de 2/3 (dos tercios) de la Asamblea de Caja Madrid y que representa una continuidad respecto a consensos institucionales alcanzados sucesivamente desde 1996. Hablar de dos tercios de la Asamblea de la Caja o, lo que es igual, del 66%, es hablar de una mayoría clara y de una suma de voluntades.
► Todos los grupos han sido invitados a sumarse a este acuerdo, antes de su firma, y vamos a seguir intentando incorporar a todos al consenso. En este sentido, invitamos a la Asociación de Cuadros-ACCAM a suscribir este acuerdo o a explicar a la plantilla qué términos del mismo no puede asumir. También solicitamos que expliquen qué gestiones han realizado en estos meses, más allá de declaraciones de buena voluntad; y, en concreto, el contenido de sus conversaciones de estos días con la Comunidad de Madrid. Hablemos claro, porque todo lo que se haga por aglutinar voluntades y a favor de la transparencia es bienvenido, como es una insensatez alimentar la división.
► Lo que está en juego no es una cuota de poder, sino el pan de nuestras familias. Creemos que este acuerdo es satisfactorio para la Caja, para la plantilla, para los clientes y supone un alivio para todos. Animamos a todos los compañeros a leer los contenidos del mismo en http://www.ccoocajamadrid.es. Entre los comentarios que se leen en la prensa (casi todos interesados y condicionados), algunos nos acusan así: “COMFIA-CC.OO. sólo piensa en los trabajadores de Caja Madrid” (sic). Para nosotros, esto no es una crítica, sino un orgullo porque, efectivamente, nuestro “punto débil” son los intereses de los empleados de la Caja.


Auditorías con salvedades

4 junio, 2009

auditoria► Algunos indicios apuntan a un posible aumento de las auditorías con salvedades, siendo necesaria una reflexión sobre nuestros usos y costumbres, así como sobre las políticas y criterios que se han promovido desde la dirección. Los directores y subdirectores a menudo sentimos una presión excesiva, orientada a conseguir resultados en el corto plazo.
► CC.OO. siempre ha defendido que una apuesta de negocio sólo puede ser duradera si tiene una base sólida, algo que se confirma con claridad en estos tiempos. La Caja debe emplear los recursos necesarios en fomentar y aumentar dicha base. Esto requiere tiempo y paciencia, pero es más seguro, aporta más calidad y mejores resultados a largo plazo, incorporando además criterios que la Caja está dispuesta a asumir en términos de responsabilidad social corporativa.

► La Caja ha utilizado en los años anteriores determinadas alternativas con demasiada ligereza, incluyendo el recurso a políticas excesivamente enfocadas al corto plazo, el aliento de veleidades y la asunción de riesgos por los profesionales, a través de prácticas y criterios comerciales dudosos, cuando no temerarios.

► Lo que no puede ser es que, ahora que vienen mal dadas, los directores y subdirectores que se han visto orientados a transitar por determinados criterios se vean reprendidos, e incluso sancionados, por ello; pudiéndose extender una cierta sensación de desamparo e inseguridad. En algunas auditorías, p.ej., se señala como incumplimiento el haber realizado operaciones con clientes fuera del entorno de la sucursal (?). CC.OO. exige a la Caja que aplique un criterio justo y coherente para diferenciar lo que son esfuerzos arriesgados, pero correctos, de las malas prácticas profesionales.

► Otro aspecto que llama la atención de algunas auditorías con salvedades recientes es que afectan a directores que hasta hace poco eran presentados como un ejemplo a seguir, por lo que se les conocía como galácticos. Todo un símbolo, en fin, de los nuevos tiempos y un reconocimiento implícito de errores pasados.

► En efecto, no todo vale con tal de cumplir objetivos. Siempre ha habido vías de negocio delicadas. Además de ponderar el riesgo, y puesto que la oficina es el lugar donde se recaban los datos en materia de préstamos, debemos ser escrupulosos en la exactitud de esos datos, justificándolos documentalmente y alejando cualquier tentación en relación con las finalidades, aunque nos cubramos con garantías suficientes.

► La mayoría de estas auditorías se están cerrando con amonestaciones por escrito ó con pérdidas de Nivel. Aunque hasta ahora no ha sido esa la costumbre, animamos a los afectados a no enfrentarse solos a una auditoría y a comentarla con el Área de Técnicos de CC.OO., donde estamos a vuestra disposición.

► Como vienen constatando numerosos afectados, comunicar lo que nos pasa es bueno, porque con el intercambio de información nos enriquecemos y porque la información, utilizada convenientemente y con discreción, nos permite enfocar los problemas ante la Dirección, pudiendo, sobre todo, resolver, antes de que sea tarde.

► Animamos, por último, a los directores y subdirectores a rechazar presiones orientadas a asumir riesgos o a conseguir objetivos a marchas forzadas. Siempre es necesario actuar con sensatez, prudencia y calma, pero en estos tiempos más.