A golpe de Ocurrencias en toda Bankia.

26 mayo, 2011

Este mes de Mayo Bankia comunicó oficialmente que a lo largo del mes y en términos de sucesión de empresas, se iba a efectuar el traspaso masivo de trabajadores de las siete cajas a la nueva Entidad; y luego rectificaron…

Solo estamos en los primeros compases de un movimiento que será mucho más amplio y ya se están produciendo incidencias notables y decisiones a veces sorprendentes: informaciones confusas o erróneas;  falta manifiesta de coordinación entre entidades; diferentes políticas en un mismo territorio; cierre de oficinas rentables; traslados de personal de un día para otro y con criterios dudosos, etc.

Estas incidencias se multiplican en el ámbito de la Dirección Comercial, por cuanto la diferente procedencia de cada responsable territorial o de zona choca en ocasiones con la filosofía y los modos de actuar de cada una de las entidades de origen y con la incorporación de oficinas y personas del resto de cajas que ahora conforman Bankia.

Desde comienzos de año, y con una fuerte incidencia en nuestro trabajo diario, nos hemos ido acostumbrando a un cambio trascendental en los objetivos para la mayoría, al pasar a ser semestrales en toda Bankia; y transformándose a su vez parcialmente en subjetivos si, como se deduce del documento de Criterios de Medición y Ponderación de Objetivos, el Director de Negocio decide, con criterio desconocido, el grado de consecución de objetivos que tiene una oficina y sus integrantes, en caso de cierre de la misma; o se inventan nuevas normas para permitir el trasvase de Directores de oficina y Departamentos entre cajas, utilizando medias y no una proyección de lo alcanzado realmente. En Caixa Laietana, incluso, no se fijan para este año los incentivos ligados a los objetivos (petete) por lo que no es posible valorar el esfuerzo y su compensación.

Y  cuando llega el momento de poner toda la carne en el asador para el futuro de la nueva empresa, como es el caso de este ejercicio, surgen protagonistas en diferentes zonas geográficas de la estructura (como la incidencia suscitada por las declaraciones de los Directores de Negocio de Cataluña, aclarada y rectificada luego desde Bankia) cuya actuación, más allá de las distintas miradas que cada uno tiene del negocio, no ayuda a un desarrollo eficaz del proyecto iniciado:

–          Unos entreteniendo al personal con objetivos secundarios pero con controles diarios: domiciliación de recibos, alta de clientes

–          Otros inventando objetivos no existentes y solicitando confirmación escrita de lo realizado: venta de acciones de Bankia, cuando ni el mercado ni la empresa disponen de datos fehacientes.

–          Hay quien se muestra sectario y sólo confía en las personas que provienen de sus antiguas cajas, despreciando y desdeñando al resto de profesionales que hoy en día conformamos Bankia.

–          Los últimos comienzan ignorando a parte de la plantilla por no proceder de su caja y terminan ejerciendo de directores de oficina, haciendo el vacío a los responsables de estas y generando conflictos entre la plantilla.

El Área de Técnicos de CC.OO. nos destacamos por un espíritu de reflexión, denuncia y propuesta de soluciones a los problemas de nuestra actividad laboral y profesional. En esta nueva etapa, en la que formamos parte de una empresa más amplia y diversa, os animamos a participar con nosotros, aportando ideas e incorporando vuestros comentarios a este Blog para conseguir soluciones; y manteniendo así abierta la comunicación con quienes, además de representaros, trabajamos día a día por la mejora de nuestras condiciones laborales y personales.

Animate y participa en nuestro debate.


PRESENTACIÓN INDIGNA DE LOS DIRECTORES DE NEGOCIO DE CATALUNYA DE BANKIA

16 mayo, 2011

Con la ley del miedo por bandera.

Con la humillación y la amenaza como carta de presentación.

Desacreditando el trabajo de las entidades y menospreciando a los profesionales.

Estas no son formas, ni tampoco los métodos para alcanzar el éxito de Bankia.

El fracaso rotundo de la presentación de los DN de Catalunya es un hecho grave e intolerable, y también un pésimo precedente.

Todos somos conscientes de los difíciles momentos que estamos viviendo: la incertidumbre se vive en cada oficina y departamento, las empleadas y empleados no sabemos dónde estamos, ni donde acabaremos. Pero de lo que no dudamos es del proyecto, ni tampoco de que, con el esfuerzo de todos, seremos capaces de llevar a nuestra entidad hasta donde sea necesario. No nos falta la ilusión para formar un equipo vencedor, donde la meta final es el éxito empresarial y el profesional y personal de todas y todos los que formamos Bankia.

También somos conscientes de la necesidad de una estructura de organización, que no es lo mismo que organizar una estructura. Aquí es donde hay que seleccionar interlocutores válidos, capaces de comunicar, con liderazgo y autoridad moral (que no autoritarismo), las ideas y proyectos de los estamentos correspondientes, sabiendo vincular a las compañeras y compañeros, con ilusión y un proyecto de futuro. Porque es la plantilla, directores, subdirectores, comerciales, empleados de departamentos centrales… la que trabaja duro para conseguir los objetivos marcados.

El 10 de Mayo se produjo la puesta en escena de los dos Directores de Negocio de Catalunya. La reunión solo se puede calificar de rotundo fracaso y decepción máxima, puesto que bastaron tan sólo dos horas para desvanecer la ilusión de los profesionales que formamos parte del nuevo proyecto. No solo eso, sino que se ha generado alarma e indignación en la estructura, que corrobora el error de planteamiento de los Directores de Negocio.

El resumen que podríamos hacer de la presentación de la Dirección de Negocio I en la provincia de Girona no podría ser más demoledor. El Director de Negocio, en vez de motivar al equipo y presentar el nuevo proyecto, se dedicó a mofarse de la historia de las dos principales Entidades que formamos de Bankia.

Del proyecto Bankia en realidad se habló poco, es más, se permitió el lujo de recomendar a los Directores de Oficina que se resistan a migrar las Empresas de mayor facturación a los Centros de Empresas. Reconoció que los procedentes de Caja Madrid lo tenían difícil, porque mediante la informática “se las roban”.

Del resto de la reunión podríamos decir que transcurrió con interpelaciones a los asistentes y respuestas con un transfondo jocoso y con la amenaza constante de “cargarse a la gente”, dejando claro que no está aquí para dirigir equipos, motivarlos ni apoyarlos.

Este señor ya es conocido por su  más absoluto desprecio hacia los derechos básicos de las empleadasy empleados que formaban parte de su Entidad, y lógicamente de los que formamos Bankia; recientemente se permitió el lujo de ridiculizar a un Director de Oficina por haber sido padre y solicitar unos días de permiso por paternidad “los Delegados de Oficina de Caixa Laietana tienen dedicación exclusiva, y un padre, con 2 horas al día tiene bastante para cambiar los pañales”.

La puesta en escena del Director de Negocio II en la provincia de Barcelona no sabemos como calificarla. El resumen es que asistimos perplejos a un patético espectáculo con cante, baile y coreografías, estilo telepredicador y tratando a los Directores de Oficina como a los miembros de una secta.

Dejó claro que él no estaba para motivar a la plantilla, ni para vender, que la plantilla estaba para hacerle a él sus objetivos, y que todo lo demás le daba igual. Quedó claro que si no cumplíamos “sus” objetivos, se llevaría por delante a quien pudiera. Esto lo dice un señor que hace poco despidieron de Caixa Catalunya.

En nuestra opinión, estos señores no se esperaban ocupar sus cargos en el proyecto Bankia, pero ya que las circunstancias los han mantenido en esos puestos, se han crecido y quieren demostrar que son los amos, se atribuyen todas las facultades de la nueva Entidad, incluso las que no les corresponden y muestran el mayor desprecio por el proyecto Bankia y su mejor activo, las personas.

Mención especial merece el papel que estos señores asignan a los Directores de Zona. Ninguno. Son menospreciados, ridiculizados en sus propias reuniones. Estamos hablando de profesionales con una larga trayectoria, que han demostrado sobradamente su valía en el pasado y que han de ser parte importantísima en el nuevo proyecto.

Queremos dejar constancia de que sin equipo no hay éxito, y que el equipo somos todos. Pero sobre todo, los sindicatos CC.OO., ACCAM y SATE, de forma unitaria queremos dejar muy claro (y estamos seguros de hablar en nombre de toda la plantilla de Bankia en Catalunya) que no vamos a tolerar que se alcancen niveles de indignidad como los que se han producido a las primeras de cambio.

Llegaremos hasta donde haga falta y sea necesario, con iniciativas acordes a cada situación; de momento, vamos a solicitar una reunión y exigimos explicaciones urgentes a Bankia.