QUO VADIS DIRECTORES

El desarrollo de las tecnologías de la información aplicadas a los procesos internos de organización del trabajo, en el marco del avance de la sociedad del conocimiento, hace ya bastante tiempo que viene poniendo en cuestión, de manera sistemática, el estatus tradicional, individual y también colectivo, de los directores y directoras de oficinas bancarias.

En estos tiempos, más que nunca, la crisis económica que afecta  a cuáles sean las funciones y atribuciones de directores y  directoras de sucursales, les hace más vulnerables a las sanciones y a la tensión cotidiana de objetivos y resultados cortoplacistas, mientras se les responsabiliza de la competitividad de las empresas en tanto que son “líderes” de sus equipos  de trabajo.

Y, por si faltara algo, en los últimos días algunos indocumentados pretenden ponerlos en la picota ante la sociedad, presentándolos como uno de los agentes responsables de la crisis, hasta el punto de acusarlos de llevarse jugosas comisiones por colocar entre los clientes de las entidades “papelitos” próximos a debutar en el parquet bursátil.

Explicar la actuación de las entidades financieras en la carrera por quién daba más hipotecas en el pasado reciente no es necesario,  pues es asunto conocido por todos. Podemos hablar de la creación de departamentos centrales especializados en el canal A.P.I.´s,  de la obligatoriedad de dar de alta a los mismos en los procesos internos para que ninguna hipoteca fuera concedida en el ámbito de delegación de facultades de una sucursal y las múltiples sanciones e incluso despidos por incumplir estas tajantes normas.

De los “credit-scoring” que se lo tragaban todo y de las reuniones y cursos para que ninguna oficina se quedara fuera de este suculento negocio. De las hipotecas “tiro a tiro” con los que los altos directivos animaban a los directores para que nadie se quedara rezagado.

Y explotó la burbuja y hasta aquí llegamos y ahora estamos a otras cosas.

El colectivo de directoras y directores no es culpable, nunca lo ha sido. Hicieron lo que su empresa les exigía que hicieran. Y lo hicieron, como lo están haciendo ahora con lo que les dicen que tienen que hacer, como ha sido siempre y posiblemente será.

Nos toca ahora aprender colectivamente muchas lecciones y actuar con coherencia. Los directores y las directoras de sucursales de entidades financieras somos trabajadores asalariados por cuenta ajena. Y nuestro nivel de protección laboral frente a las arbitrariedades es directamente proporcional a las normas y acuerdos negociados que regulan nuestras condiciones de trabajo.

Sin embargo, la Reforma de la Negociación Colectiva pretende reducir ese nivel de protección a su mínima expresión, dejando la negociación de nuestras condiciones laborales al margen del Convenio y llevándola a la individualización en el ámbito de la empresa, donde la correlación de fuerzas es siempre más precaria y donde, además, la alta dirección pone a menudo los medios para la constitución ad hoc de organizaciones sindicales corporativas afines a sus propósitos.

Después de tan intensas e históricas vicisitudes vividas en un corto plazo de tiempo, que entre otras cosas se ha llevado por delante a la mitad de nuestro sistema financiero, tenemos todavía la oportunidad – en realidad siempre – de ser protagonistas de cambios sin que los que pretenden arrinconarnos se nos lleven por delante. Como trabajadores y trabajadoras por cuenta ajena, con un alto nivel de capacitación y profesionalización, pero trabajadores y trabajadoras en definitiva. Esta es la lección que no quieren que aprendamos pero, afortunadamente, cada día somos más quienes lo sabemos. Y más que vamos a ser.

Ignacio Javier García López

Secretario del Área de Técnicos de CC.OO.

Anuncios

9 Responses to QUO VADIS DIRECTORES

  1. Agus dice:

    Tambien yo pensaba que la defensa de los intereses de todos los trabajadores estaba en la esencia de todos los sindicatos, hasta que descubrí, que algunos sólo utilizaban el corporativismo como esencia y si no alcanzabas cierto nivel en la organización empresarial no eras nada. Verás cuando alguno sufra en sus carnes la reestructuración y deje de ejercer funcíones, se dará cuenta que en su organización sindical no se le tiene en cuenta, mientras que en CC.OO. siempre hemos tenido cabida todos.

  2. Manuel dice:

    En cuanto a los ataques que recibimos los directores, me ha parecido observar en las últimas semanas que la orientación política no costa en su origen, pues mientras destacados miembros del partido en el gobierno echaban la culpa de la actual crisis al trabajo realizado por los directores de banco (concesión de hipotecas), medios de comunicación de signo opuesto (Gaceta) expresaban su desconfianza hacia la OPS de Bankia y ponia en duda la profesionalidad de sus directores acusandoles de percibir jugosas comisiones.

  3. Pedro Pérez dice:

    Los que vierten estas acusaciones a profesionales del sector, no tienen ni idea de como funciona esto. Esto no les exculpa de las acusaciones falsas que hacen. Lógicamente en un colectivo tan grande siempre habrá gente que no siga la ética de la profesión. Para mí realmente los culpables directos son las direcciones generales de las Entidades, las que están cerquita de los políticos de turno, siguiendo un poco más abajo hasta la dirección de zona son colaboradores necesarios. Sí, estos que ahora nos dicen que tenemos que hacer tardes, noches y dias de guardar porque esto se hunde. Estos que recriminaban el no hacer tal número mínimo de hipotecas, ahora te dicen reunión tras reunión que NO SABEMOS VENDER. Para estos listos parece que VENDER es ENGAÑAR. Por ahí no debemos pasar.
    Estamos en tiempos muy difíciles, en los que tenemos que ceder en algunas cosas quizás, dedicar más tiempo… seguro, pero esto que pretenden es desregulación total. Por ahí no debemos pasar
    Los sindicatos deben abordar esta cuestión de una forma seria, unánime y profunda. Los empleados directores y no directores deberemos acompañar y apoyar a los sindicatos.
    Si esto no se hace de verdad, entonces sí que “esto se hunde”.

  4. soyminero. dice:

    Me entristece y me da pena. Los mismos que en su día alentaban crecimientos que nadie se creía ahora nos recriminan producción, morosidad, ventas imposibles,…
    Recuerdo una frase lapidaria de uno de estos directivos que cuando el único objetivo era hacer medias de hipotecas por semana y mes, me dijo y ” tú no te preocupes que cuando haya que arreglar esto ya no estarás “. Pues mira por donde.
    Resulta dantesco que los que nos han llevado al abismo sigan ahí tal cual.

  5. Legionario dice:

    Recuerdo perfectamente, como si ayer fuera, la presentación que se nos hizo del tan afamado y depués malogrado proyecto 2006-2010.
    En aquella presentación, se sacó pecho de cifras anteriores, crecimientos anteriores, y resultados anteriores, algunos de esos datos verdaderamente desporporcionados en lo positivo.
    Pero además se nos repitió hasta la saciedad que no había burbuja inmobiliaria, que el crecimiento seguiría siendo exponencial y que aquello no pararía nunca.
    Y vaya si paró, y de que modo, no ha sido un aterrizaje suave, ha sido un verdadero porrazo, un golpe de tal tamaño, que se ha llevado por delante la naturaleza de las Cajas de Ahorros.
    Algo que llevaba sobre sus espaldas 300 años de antigüedad se ha ido por la borda.
    ¿ Y se ha ido por la borda por culpa de los directores y directoras de las oficinas ? Por supuesto que NO.
    Y aquí es donde todos los compañeros y compañeras ejerzan la función directiva o no, debemos decir BASTA.
    BASTA de señalar con el dedo a aquellos y aquellas que simplemente se dedicaron a cumplir con lo que se les exigía.
    BASTA de culpar por crecimientos desorbitados, a directores y directoras, a los que se les ponían cifras de crecimiento en activo desproporcinadas.
    BASTA de acusar a quienes se veían obligados a tener como mínimo en su oficina, dos apis y un promotor, por indicaciones de los superiores.
    BASTA de decir que existía poco rigor en la concesión de las operaciones hipotecarias, cuando el comité de decisión estaba bastante más arriba.
    BASTA,
    BASTA
    Y BASTA.
    Y desde aquí quiero agradecer a Comisiones Obreras la defensa que está haciendo de este colectivo, y les animo a seguir en esta línea.
    Muchas gracias

  6. serio dice:

    Chicos, tengo tantas cosas en la cabeza para explotar en un escrito que no se por cual comenzar. Esto es muy simple : Que Dios nos pille confesados con el futuro más cercano, pues creo que no va a ver piedad con nadie y la presión, presión está ya desatada pues veo a los directores de negocio y directores de zona como meros latigos, ¿¿¿ o alguién cree que con la nueva distribución tienen más contenido ???. Además creo que están crecidos. En fin o nos unimos o perdidos estamos. Bravo ccoo, no bajeis la guardia.

  7. Boss dice:

    Lo preocupante no es la situación actual sino ¡¡¡ hasta donde llegaremos¡¡¡ y, sobre todo, hasta donde aguantaremos esta desacreditación de nuestro trabajo, profesionalidad y dedicación a nuestra empresa. ¿Se darán cuenta alguna vez que el mejor activo que tienen es los trabajadores de esta casa?
    Me gustaría que alguien me supiera contestar a esto: ¿como puede ser posible que después de querer hacernos ver que los trabajadores de las 7 cajas fusionadas seremos tratados por igual, se siguen viendo tantas diferencias?. Y, según parece vislumbrarse, el poder de algunas cajas, respecto a otras, en los altos cargos empieza a ser preocupante

  8. Me va a perdonar usted, don Ignacio Javier; pero ¿en qué medida puede considerarse a un director (femenino, masculino, neutro o mixto, por cierto) como “líder de su equipo” si todos en su oficina saben que tiene que reportar -a su D.Z.- cada día (a veces, incluso varias veces al día) la “producción” que se ha realizado? ¿o dejar cualquier tarea planificada y programada por él -según su criterio, y en puesta en común con su equipo-, para pasar a realizar todos una “campaña” en particular (por imposición de la Zona, Negocio… o vaya usted a saber) que va a tener un coste de oportunidad para esa oficina y no les va a aportar mejora alguna en su V2? Por ejemplo…

    Las empresas (las financieras, quizá, aún más) tienen un comportamiento que, en conjunto, se asemeja mucho a los individuos. Hay personas -como empresas- que buscan y consiguen y se jactan del “pelotazo”; o de hacer “trampas”; de que todo vale, con tal de salirse con la suya; que el fin justifica los medios; que los atajos son de los listos. Que lo que los prudentes (“obsoletos” y “superados”, atávicos y pusilánimes, según dirían ellos) verían como “suicida”, en realidad -para ellos- sería ser “audaz y dinámico”… Se confunde reflexión con inoperancia. Prima el corto plazo y el lucimiento efímero e inmediato sobre la gestión sólida a largo plazo. (Exactamente igual que en la política y con los políticos, por cierto).

    Y, al igual que -por desgracia- se da mucho psicópata al frente de empresas y equipos de trabajo (por su perfil “triunfador”, aunque sin ética ni empatía alguna y a cualquier coste), éstos acaban contaminando a su empresa -como colectivo-, con la misma falta de escrúpulos, “cosificando” a las personas, tratándolas -incluso- como obstáculos y rémoras al “lógico triunfo” al que ese tipo de envenenado liderazgo debería siempre llegar… Cuando son las personas, los equipos, los auténticos gestores de cualquier tipo de “hazaña” empresarial…

    Estoy de acuerdo en que debería conservarse el marco actual de los Convenios Colectivos, que -luego- podrían mejorarse -en cuanto que se pudiera- en cada una de las empresas por separado. Con el cambio, el perjudicado será, como siempe, el currante. Director o no.

    ¡¡Culpables!! ¿Se buscan culpables? ¿Cómo es posible que la realidad se nos escamotee de nuestras propias narices? ¿Cómo hemos llegado a un punto en que los mejores prestidigitadores queden en evidencia, como auténticos aficionados?
    ¿Culpables? ¡Siguen siendo los mismos! ¡Seguirán siendo los mismos! Y no serán -precisamente- “los mercados”, ni siquiera ahora que somos bancos, cotizamos y tenemos accionistas. Eso es un truco de magia. ¿No pertenece mayoritariamente Bankia al BFA? ¿No es el BFA 100% propiedad de sus 7 Cajas? ¿No tiene Caja Madrid la mayoría en el BFA? ¿Y quién manda en Caja Madrid (como en las otras Cajas)? ¿Quiénes mandaban en los momentos de locura inmobiliaria? ¿Quiénes van a serguir mandando en el futuro? ¿Pero cómo es posible que no os acordéis (ni siquiera vosotros, currantes “cajorreros” de toda la vida)?

    Os refrescaré la memoria. La caída del 50% del sistema financiero español la tienen sus POLÍTICOS. Con sus corruptelas y sus tejemanejes… Todo lo que está pasando ahora es un auténtico “apaño”… por el que van a seguir mandando la señora Aguirre, el señor Zapatero, Rajoy (por cierto, de momento, Camps ya no), etc., etc. por poner ejemplos conocidos por todos. Los políticos arruinaron la CAM, como podemos conocer -ahora- (¡a “buenas” horas!) por los medios de comunicación tras su quiebra y nacionalización. Los criterios y excesos eran políticos y ejercidos por políticos. Los equipos gestores los ponían y quitaban ellos… a sus órdenes… y a su beneficio particular (¡pues no faltaría más!)

    En fin, no sigo. La pena, como digo, la auténtica tragedia (sobre todo, para nosotros los empleados de cajas de ahorros) es que los directa y manifiestamente más perjudicados somos (y seguiremos siendo) nosotros. Con más EREs, más presión y desprecio por nuestra dignidad personal y profesional que nunca…

    …Aquí habría que haber hecho como en muchas Mutuas: repartir el capital, el accionariado, entre sus clientes y empleados. ¡Políticos, ya, para siempre, fuera! Ha sido una falsa privatización. Ni siquiera auténtica desamortización: siguen mandando los mismos… Y, más pronto que tarde, volverán a darnos algún otro susto (al tiempo)… Porque el Poder político no “aprende” -ni le interesa- nunca.

    …Y ya casi han conseguido excluir a los sindicatos de los consejos de administración de los nuevos “bancos”…

    ¡Que Visnú nos coja a todos confesaos…!

    …Y los directores, efectivamente, don Ignacio Javier, que no se armen ningún lío: empleados y por cuenta ajena; como el resto de su equipo. Con un horario y unas condiciones salariales y laborales; unos derechos y unas obligaciones. Como el resto de su equipo. Como ha sido siempre… ¿Por qué algunos se creerán otra cosa? ¿Por qué algunos pretenden hacerles creer otra cosa?

  9. Islero dice:

    En el 2006 asistí a una reunión, donde un alto directivo transmitía la consigna de “Una grúa por oficina”. Yo aplicado y obediente, conseguí dos pequeñas promociones a las afueras de la comunidad de Madrid.
    La primera de ellas se vendió en su totalidad, subrogándose los compradores y al día de la fecha sin grandes incidencias en su pago.
    La segunda fue peor. Está en morosidad y no está finalizada. Menos mal que solo eran 14 viviendas.
    En los despachos individuales de morosidad con mi nuevo D.de Zona, me reprocha el poco rigor que se siguió en esta segunda operación. Yo siempre le contesto que el mismo que en la primera promoción. Pero es más, que desde mi oficina se propuso la operación, pero que el Comité que concedió fue otro muy superior. El siempre contesta lo mismo: “La responsabilidad es del que propone, no del que concede”.
    Me ha quedado claro. Yo soy el culpable de la muerte de Manolete.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: