Retribuciones Alta Dirección en Bankia

El presidente de Bankia, Rodrigo Rato, percibió este año 2,34 millones de euros en retribuciones fijas, según consta en la información sobre los salarios de la alta dirección que ha difundido la entidad por imperativo del Banco de España.

El consejero delegado de Bankia, Francisco Verdú, que se incorporó ya entrado el año, percibió 1,57 millones, aunque su salario anual es de 2,26 millones. El que fuera vicepresidente de la entidad hasta hace unas semanas, José Luis Olivas, contó en 2011 con un salario de 1,62 millones; la mitad aproximadamente procede de Bancaja. José Manuel Fernández Norniella, el cuarto consejero ejecutivo de Bankia, percibió este año una remuneración de 725.000 euros.

Además de las retribuciones fijas, Rato, Verdú y Norniella tienen un salario variable que podría ascender a un máximo de 2,2 millones adicionales para los tres. La entidad rebajó un 30% el total al que podrían aspirar, que cobrarán en marzo y requerirá autorización del supervisor. Entre los ejecutivos destaca Ildefonso Sánchez Barcoj, con 1,28 millones; Pedro Vázquez, 400.000 euros; Miguel Crespo, 363.000; Luis Maldonado, 358.000 y Pilar Trucios, 310.000.

El detalle de todos los conceptos y el resto de representantes de las distintas cajas se pueden ver a partir de los documentos publicados ante el Banco de España:

Retribuciones en Bankia                           Retribuciones en Banco Financiero y de Ahorros                   Retribuciones en Cajamadrid                     Retribuciones en Bancaja                          Retribuciones en C.Laietana                              Retribuciones en Caja Canarias                     Retribuciones en Caja Avila                         Retribuciones en Caja Segovia                             Retribuciones en Caja Rioja

Anuncios

One Response to Retribuciones Alta Dirección en Bankia

  1. Pues estos son los hechos, los datos, la realidad. Así de brutal. Sin matices. Lo mismo (o algo muy parecido) acaba de ocurrir con la Casa Real española y sus asignaciones económicas. En nuestro caso, por imperativo legal del BdE (por percibir FROB). En el otro, por el famoso escándalo del marido de una infanta…

    Y, como en el chiste (“¿Y tu mujer qué tal está?” que responde: “¿comparada con quién?”), parece ser que tampoco son demasiado “exagerados” ni los unos ni los otros… Siempre y cuando “se amorticen”, es decir, repercuta en beneficio del conjunto (de Bankia y de España, respectivamente).

    …Pero ¿tenemos claro -ahora- qué significa -con los últimos cambios- “beneficio de Bankia”…? Cuando éramos cajas, no había (teóricamente) ninguna duda: la obra social (que repercute en la sociedad), las familias y pequeñas y medianas empresas… y los empleados. ¿Lo tendríamos -ahora- igual de claro?

    Se ha demostrado recientemente (por el absoluto desastre económico global que han provocado) que las entidades financieras tienen un riesgo sistémico enorme que afecta mucho más directamente de lo que creíamos hasta ahora a la población entera mundial en su vida cotidiana… ¿Justifica eso los astronómicos ingresos de sus directivos?

    Nunca he sido envidioso. Yo me conformo con aquello de “¿y de lo mío, qué…?” Vamos, que -para mí- lo más importante sería que la misma generosidad que hacen gala para “ellos”, la tengan también con “nosotros”. Y no me refiero (sólo) a ingresos monetarios. Me refiero a un Acuerdo justo que nos respete y reconozca nuestra labor. Que se respete a nuestros representantes (los sindicatos) y que, en vez del “trágala” que estamos viendo desde el principio, se les escuche y se les permita negociar. Que se note que, a pesar de la crisis (que para “sus” emolumentos, parece que no existe) no se racanea al empleado ni se ningunea a sus representantes. Respeto. “Sólo” pido respeto, reconocimiento y justicia retributiva.

    No es lo más inteligente pensar que rebajando y racaneando salarios se producen ahorros y maximizan beneficios. Nosotros no somos funcionarios. Estamos en el sector privado. El éxito del directivo sería maximizar el potencial que los empleados tenemos de mejorar y aumentar el negocio. El fracaso: lo contrario.

    Y, si bien la parte fija del sueldo pudiera parecer un “puro coste”,
    ¿por qué no incrementar -significativamente- la parte variable de nuestros salarios en función de la productividad?
    Creo que el estímulo siempre es mejor que el puro recorte.

    Me gustaría que tuviéramos -ya- un acuerdo en vigor que resultara ilusionante para todos… Que sepamos si se van a seguir cerrando oficinas y despidiendo… Y cómo, cuándo, cuántos… Que seamos serios y dejemos de producir tantos -y tan insistentes- rumores que sólo sirven para desmotivar…

    …Y ¡¡¡Feliz 2012!!! para todos -directivos incluidos- y a pesar de todo. Me gustaría que su éxito fuera también el nuestro.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: