No necesitamos presiones ni distracciones

21 noviembre, 2013

Desde algunas direcciones de zona y territoriales se está lanzando el mensaje de que la inminente restructuración de la Dirección de Banca de Particulares va a traer consigo un cambio de modelo en la organización de las oficinas, de forma que un número indeterminado de oficinas carecerían de Director y pasarían a ser dependientes de otras; un modelo en el que, además, la figura del Subdirector apenas tendría cabida.

Este modelo nosruido3 genera de manera inmediata muchas dudas en cuanto a su eficacia, máxime cuando el resto de entidades financieras empiezan a apostar por otros radicalmente distintos. Este tipo de informaciones no tiene ninguna cabida en los acuerdos laborales en vigor, firmados hace escasamente un año. Hay que recordar además que los Sistemas de Retribución Variable y de Promoción Profesional se encuentran en suspenso, como parte de los equilibrios alcanzados para minimizar el impacto en el empleo del ajuste impuesto a esta entidad, para proceder a su rescate.

Desde un punto de vista estrictamente empresarial, pues, cualquier intento de cambio de modelo no tendría a día de hoy ningún impacto económico ni conllevaría ahorro de costes, sino que sus consecuencias solo serían organizativas.

De nuevo nos vemos en la obligación de recordar que los acuerdos laborales obligan a todas las partes y que los experimentos, mejor hacerlos con gaseosa. En un momento en que, además, la restructuración de la red de oficinas está llegando a su fin y es necesario centrar toda la atención en los retos empresariales planteados, no es de recibo y carece de sentido enredar con elementos de distracción como los aquí expuestos; u otras conductas directamente denunciables, como el aumento de la presión sobre la plantilla.

No debería ser necesario recordar que el cese en un cargo, ya sea en el ámbito de la actual restructuración o por cualquier otra causa, acarrea consecuencias económicas y funcionales para los afectados; de forma que nadie puede exigir (ni tampoco nadie debe asumir) obligaciones y responsabilidades laborales prop ias de la situación anterior.

organizacion

Desde CC.OO. insistimos en la necesidad de dotar de congruencia a los mensajes que día a día recibe la plantilla y el personal de Bankia en funciones directivas, exigiendo además que cese la presión desmedida e innecesaria desde determinadas instancias a los trabajadores y trabajadoras, que a diario siguen dando un ejemplo de esfuerzo y profesionalidad.

 

Anuncios