El final de las Cajas, de un modelo y de un compromiso social

15 enero, 2014

La transformación de las Cajas de Ahorros en Fundaciones bancarias, que el Gobierno ha acometido a golpe de decreto, es mucho más que el final de unas entidades: es el final de un modelo y de un compromiso social.

Con el Decreto 11/2010, el Gobierno emprendió el primer asalto a la naturaleza jurídica de las Cajas, singularidad en el Sistema Financiero que no fue ningún obstáculo para que algunas de éstas se convirtieran en las principales entidades del país ni para que, juntas, ostentaran más de la mitad de su cuota de mercado.

Y ahora, con la Ley 26/2013 de Cajas de Ahorros y Fundaciones Bancarias, elaborada al dictado de las autoridades europeas y del FMI, desaparecen como entidades financieras para pasar a ser fundaciones.  fin cajas

Una ley que ha cumplido los trámites parlamentarios casi en silencio, que no ha ocupado portadas en ningún medio de comunicación y que ha transcurrido sin apenas debate social; una ley que cumple con la aspiración de quienes siempre han visto en las cajas a unos molestos competidores y que no hace distinciones en cuanto a la viabilidad de las mismas. Una ley, en definitiva, que, aprovechando la precaria situación de algunas cajas, provocada por la negligencia, cuando no corrupción, de sus máximos directivos, facilitada por la inactividad del regulador y favorecida por la hiperactividad, en muchos casos, del poder político, hace tabla rasa y acaba con todo un sector.

No es justo. Ni la sociedad ni los trabajadores del sector merecemos pagar así por lo que es responsabilidad de otros y así venimos diciéndolo desde el principio.

Ante ello, Comisiones Obreras queremos dejar claro:

1. Que este hecho supone la liquidación de unas entidades que a lo largo de muchos años han promovido el ahorro popular, universalizado el acceso a los recursos financieros, fomentado la dinámica empresarial de sus respectivos territorios y desarrollado una ingente obra social que ha contribuido al bienestar ciudadano.

2. Que la transformación de las Cajas en Bancos ha supuesto, con alguna excepción, la desaparición de la Obra Social. Tan sólo aquellas entidades, pocas, que han conservado un porcentaje significativo de la propiedad del banco pueden, con los dividendos, seguir aportando fondos a este fin.

3. Que las Fundaciones Bancarias substituyen unos Órganos de Gobierno de las Cajas, donde participaban democráticamente la sociedad, los impositores y los representantes de sus trabajadores, por un Patronato de, como máximo, quince miembros y donde no se espera ni a impositores ni a los representantes de los empleados.

4. Que todo este proceso se ha hecho prácticamente a espaldas de la sociedad, con un trámite parlamentario interesadamente silencioso y en el que, como hemos comprobado, no se han escuchado las voces de los que, como Comisiones Obreras, advertíamos de la pérdida de derechos y reclamábamos mantener la presencia y el voto de los representantes de la plantilla en los patronatos. Algo que conseguimos por ley y que ha tenido sus réditos en la defensa de las condiciones laborables de los trabajadores de todo el sector.

5. Que Comisiones Obreras no da nada por perdido. En esta nueva etapa mantendremos nuestra vigilancia y nuestras reivindicaciones. Observaremos atentamente el proceso de transformación que prescribe la ley: la disolución de las Cajas y los nombramientos de los patronos de sus respectivas fundaciones; seguiremos reclamando aquello que es justo: que los representantes de los trabajadores, a través de elecciones democráticas, como se ha hecho hasta ahora, estén presentes en el patronato; vigilaremos que se mantengan las dotaciones a la Obra Social tanto como sea posible y continuaremos con nuestro trabajo en la negociación colectiva para que las condiciones laborales de los trabajadores del sector sigan siendo una referencia. Sólo así podremos conseguir que la política de remuneración al accionista no sea el arma que acabe con lo uno y con lo otro.

Cambia el entorno, las leyes y las reglas del juego. Permanece nuestra función, nuestro compromiso y nuestro trabajo.sector financiero logo

Anuncios

Un sindicato con las cuentas claras.

12 enero, 2014

Tal y como anunciamos en su día, CC.OO. hace pública su información económica, el estado de nuestras cuentas y el origen de nuestros recursos.

El sindicato tiene una responsabilidad contraída con la afiliación y la sociedad en general, que se concreta entre otras muchas cuestiones en la obligación de gestionar los recursos de acuerdo con las normas internas y externas, con la mayor eficiencia, solidaridad y cooperación posibles entre sus estructuras, a las que hay que añadir la máxima transparencia en todas sus actuaciones, y también en la administración de los recursos económicos.

La diversidad de recursos que gestionamos es amplia, recursosdiversidad que se sustancia, entre otras, en las cuotas de nuestra afiliación, los recursos obtenidos de la prestación de servicios que realizamos, la actividad de nuestras fundaciones y empresas,  los programas subvencionados y los recursos humanos del sindicato.

Cualesquiera que sean los recursos administrados, y más allá de la coyuntura de cada momento, nadie con una mínima dosis de objetividad, puede dudar de algunas de las señas de identidad histórica de CCOO, ampliamente contrastadas, como son la honradez y la transparencia, en toda y cada una de sus acciones, también en la gestión económica.

En los propios Estatutos de la CS de CCOO se establece que CCOO, como principio rector y seña identitaria, asume sus responsabilidades y traza su línea de acción con independencia de los poderes económicos, del Estado y de cualquier otro interés ajeno a sus fines, y también de los partidos políticos.

Son ese escenario y esas reglas de juego, las que asumimos voluntariamente en el marco de cada Congreso Confederal, como máximo órgano de decisión del conjunto de la organización.

De esta convicción nacen las propuestas que hemos venido planteando y que completamos con el compromiso, acordado en el Plan de Acción de nuestro 10º Congreso Confederal, de:

• Hacer públicas, a través de nuestra página web, la información económica y financiera, el estado de las cuentas y el origen de los recursos del conjunto de organizaciones confederadas.

• Remitir al Tribunal de Cuentas la memoria económica anual, una vez auditada externamente e informada por la Comisión de Control Financiero de CCOO.

Con el objeto de dar cumplimiento a dichos objetivos, en el último mandato, hemos seguido trabajando en las herramientas confederales administrativas y tecnológicas, fundamentalmente en las diseñadas para una mejor gestión de los recursos; sabiendo que además de la voluntad política, la implementación de instrumentos más adecuados a los objetivos fijados pueden mejorar el funcionamiento de CCOO. Para ello es necesario, además, el compromiso de su aplicación universal por parte de todas nuestras organizaciones, sin excepción.

Por ello hemos convenido, en el conjunto de la organización, que es imprescindible la cooperación y el compromiso para avanzar en la gestión eficiente de los recursos, entendiendo que si bien las normas y herramientas son medios y no fines, su uso desde la transparencia y el conocimiento que aportan, garantizan una mayor eficacia en la gestión de los recursos, mejorando nuestra organización y prestando mejor atención, dando más y mejores servicios a nuestra afiliación, y defendiendo mejor los intereses de los trabajadores y trabajadoras.

Pero además, la transparencia no puede ser una mera declaración de principios, sino que tiene que venir acompañada de medidas de control tanto interno como externo, como las que hemos venido aplicando durante muchos años.

Hemos de afirmar que, si bien la Ley 19/2013, de 9 de diciembre, de transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno, de obligatoria aplicación a las organizaciones sindicales, y por tanto también a CCOO, lo será en un plazo de 2 años desde su publicación, el sindicato no quiere esperar hasta ese momento, y por ello estamos actuando en el objetivo de aplicar los términos de la misma a la información de nuestra gestión económica.

transparenciaQueremos informar y explicar a nuestra afiliación y al conjunto de la sociedad, que CCOO tiene una clara voluntad de ser absolutamente transparente con los recursos que gestiona, porque  se lo debe a los trabajadores y trabajadoras que han venido depositando su confianza en nosotros, y no para dar cumplimiento a una futura obligación, sino para hacer efectivos los compromisos de nuestra organización hacia sus afiliados.

Una tarea difícil, que tiene que ver con la complejidad organizativa del sindicato, que confedera a 31 organizaciones, cada una de ellas con un CIF distinto, y por tanto con personalidad jurídica propia. Comprende en su ámbito de actuación a diversas entidades con autonomía económica propia, y a su vez un red organizativa, diversificada tanto a nivel territorial (provincias, comarcas, islas…) como sectorial (sectores, subsectores, agrupaciones…..), y que desciende hasta las secciones sindicales de empresa o centro de trabajo. En definitiva, múltiples realidades distintas, con distinto grado de madurez organizativa y de gestión.

Es por todo ello que entendemos que la información que pretendemos hacer pública a través de nuestra web, necesita cubrir una serie de fases, alguna previa a la presentación de las Cuentas Anuales de la Comisión Ejecutiva Confederal en la página web, y otras posteriores a dicha actuación.

El pasado mes de Diciembre, como primera fase del proceso, se presentaron ante el Tribunal de Cuentas del Estado, las Cuentas Anuales de la Comisión Ejecutiva Confederal, acompañadas del Informe de Auditoría Externa realizado por profesionales independientes.

La segunda fase es la de publicación en la página web de la Comisión Ejecutiva Confederal de CCOO, no sólo de la información económica, sino también de aquella otra que consideramos relevante para acompasar la gestión de los recursos con diversas cuestiones que permiten identificar claramente qué es el sindicato, qué objetivos se ha impuesto y qué actividades lleva a cabo para cumplir con la labor social que le es propia.

En una siguiente fase se publicarán las Cuentas Anuales, junto a los informes de control internos y externos precisos, acompañados de una memoria de actividad de los distintos ámbitos de actuación del sindicato, con el objetivo de que la ciudadanía conozca las acciones que realizamos, que conllevan una ejecución de recursos, y producen unos resultados de alcance colectivo o general.

Por último, de forma paulatina, aunque sin pausa, se irá incorporando idéntica información a la facilitada por la Comisión Ejecutiva Confederal, por parte de la totalidad de las organizaciones confederadas, en sus respectivas páginas web.

Información económica de CC.OO.