Los resultados de la encuesta hablan por si mismos.

29 abril, 2014

Escasas diferencias entre el colectivo de Directores y Subdirectores respecto al resto de la plantilla.

En la reciente encuesta realizada por CC.OO. sobre diferentes aspectos laborales, se ha puesto de manifiesto una deriva protagonizada por una parte de la estructura directiva, que incluye presiones desmedidas y amenazas injustificables hacia la plantilla.

La prolongación de jornada afectaría al 74% de la plantilla pero en el caso de Directores y Subidrectores sobrepasa el 82 %

Hasta un 74,07% de la plantilla afirma que está prolongando su jornada de trabajo de forma habitual, siendo necesario diferenciar entre quienes lo hacen solo al final de la jornada, para terminar la tarea diaria, o alguna tarde suelta, que son el 36,40% de la plantilla; de aquellos que prolongan su jornada de forma habitual y además sistemática, es decir, varias tardes por semana, que alcanzan el 37,67% del total de la plantilla.

Por funciones profesionales, estaría prolongando su jornada de forma sistemática el 65,63% de los Directores de Oficina, el 48,84% de los Subdirectores, el 55,46% de las personas con cartera propia (BP, PYMES, Gestores de Empresas…) y un 50,46% de los comerciales de oficina.

En cuanto a las presiones o amenazas, nada menos que el 50,12% de la plantilla declara haberlas sufrido o estarlas sufriendo, con la siguiente distribución:  en el ambito de actuación del Ärea de Técnicos se produce una suave reducción del porcentaje hasta el 45,48 % incrementandose el número de los que las reciben con alguna frecuencia desde 20,23% general al 24,11 % del colectivo.

Los malos modos afectan sustancialmente a nuestro colectivo, parece que “donde hay confianza da asco” y entre nuestro colectivo profesional los malos modos son percibidos en el 66,8 % de las respuestas recibidas frente a un 30% del total de la plantilla.

El 45% de los trabajadores opina que la mayoría de las reuniones de trabajo fuera del horario habitual son innecesarias.

Otro de los aspectos que muestran algún tipo de diferencia entre el total plantilla y los integrantes del Área de Técnicos lo muestra la imposibilidad de conciliar de forma razonable su vida laboral y personal, donde el 37,91% de la plantilla mantiene esta afirmación frente al 42,08 % de los miembros de nuestro colectivo.

Hasta un 69,65% de los trabajadores de Bankia consideran que su situación laboral está afectando negativamente a su salud y el 35,23% de la plantilla afirma que ha tomado o está tomando medicación por motivos relacionados con su situación laboral, elevándose estas cifras hasta el 67,40% entre directores y subdirectores

En lo que respecta al clima laboral en la empresa, el 56,98% de los trabajadores lo califica como malo o muy malo, el 31,28% lo califica como normal y un 8,83% como bueno o muy bueno. En los centros de trabajo, sin embargo, el 15,93% califica el clima laboral como malo o muy malo, el 30% lo valora como normal y el 52,44% como bueno o muy bueno.

Algunas conclusiones

Aunque algunos resultados podían ser previsibles, sorprende la rotundidad de ciertas situaciones, conformando una situación laboral preocupante y abiertamente denunciable:

-2 de cada 3 trabajadores de Bankia estaría prolongando su jornada de forma habitual. La mitad de ellos lo hace además de forma sistemática, es decir, varias tardes por semana.

– 1 de cada 3 trabajadores de Bankia recibe presiones o amenazas con frecuencia.

– Cerca de un 40% de la plantilla! afirma que no puede conciliar de forma razonable su vida laboral y personal, todo un despropósito que supone un drama personal y social, pero que también es una descalificación hacia determinadas políticas laborales y cierta forma de entender la profesión: meritocracia mal entendida, presentismo, directivos tóxicos, etc., etc.

– Igualmente insoportable y alarmante es el volumen de trabajadores que creen que su situación laboral está afectando negativamente a su salud, nada menos que 2 de cada 3 empleados; y de quienes dicen haber tomado o estar tomando medicación por situaciones asociadas al trabajo, 1 de cada 3 empleados.

– También son elocuentes las opiniones de la plantilla respecto a las reuniones de trabajo y a los cursos de formación, siendo necesario revisar ambos aspectos y alcanzar una mejor organización, eliminando sobre todo reuniones innecesarias, duplicidades y evitando a las personas costosos desplazamientos, en términos de tiempo.

– Como resultado de todo ello, así como de otros aspectos no incluidos en esta encuesta, no puede extrañar que una amplia mayoría de los trabajadores opine que el ambiente laboral en esta empresa es malo o muy malo.

Este panorama no es normal, ni tiene lógica, ni mucho menos justificación alguna. Pero tampoco tiene nada de positivo, ni para los trabajadores, ni para la propia empresa.

La plantilla desarrolla su labor con profesionalidad y amor propio, pero los resultados de la encuesta arrojan serias dudas sobre qué clase de motivación es capaz de infundir la estructura directiva y con qué ilusión trabaja buena parte de la plantilla.

¿Puede la Dirección seguir mirando para otro lado? ¿Es suficiente con haber publicado un Código Ético que con frecuencia solo es papel mojado?. La Dirección tiene la responsabilidad de crear un ambiente de trabajo positivo, por respeto hacia los empleados y como forma de obtener los mejores resultados empresariales. Bankia haría mal en no tomar nota de los datos de esta encuesta y en no corregir determinadas situaciones.

CC.OO. vamos a seguir empleándonos a fondo y sin pausa para combatir todas estas situaciones inaceptables, claramente regresivas y que a menudo contravienen las normas y acuerdos laborales. Algunos problemas son novedosos y otros no tanto, pero siempre deben hacerse prevalecer los derechos de las y los trabajadores.

Anuncios